Los Fundamentos de la Palabra, fueron construido para que te duren toda la vida

 

Acerca de este web sitio

Queremos hacer la diferencia, la idea de este web sitio es tratar de ayudarle a que entienda la palabra de Dios lo más simple posible, pero a la misma vez sin añadirle y sin quitarle ósea de una forma concreta y precisa. De esta forma usted puede compartirla ya sea con un niño, con un joven o con un adulto en su caminar diario.


Yo;

El SEÑOR prueba al justo y al impío, y su alma aborrece al que ama la violencia. Sobre los impíos hará llover carbones encendidos; fuego, azufre y viento abrasador será la porción desu copa. Pues el SEÑOR es justo; El ama la justicia; los rectos contemplarán su rostro. (Salmos 11:5-7)

¡SEGUIRE ESPERANDO POR TI PERO NO POR MUCHO  TIEMPO!







                                                           La Santa Biblia






Cristo predica "Amor"

LEA: Romanos 5

Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado. Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. Porque a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de El. Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación.

Pensamiento sabio para ti…

Muchas veces cuando leemos la Palabra de Dios no nos damos cuenta de cosas simples que nos abren los sesos o mejor dicho, que nos dejan con la boca abierta. El otro día estaba oyendo la Palabra de Dios en audio y el Espíritu Santo me dio a entender que la mujer que piensa o desea tener hijos puede lograr que sus hijos salgan bendecidos desde sus matrices.

Meditemos lo que nos dice la palabra en Lucas 1:5-17:

En el tiempo en que Herodes era rey del país de los judíos, vivía un sacerdote llamado Zacarías, perteneciente al turno de Abías. Su esposa, llamada Isabel, descendía de Aarón. Los dos eran justos delante de Dios y obedecían los mandatos y leyes del Señor de manera intachable. Pero no tenían hijos, porque Isabel era estéril; además, los dos eran ya muy ancianos.

Un día en que al grupo sacerdotal de Zacarías le tocó el turno de oficiar delante de Dios, según era costumbre entre los sacerdotes, le tocó en suerte a Zacarías entrar en el santuario del templo del Señor para quemar incienso. Mientras se quemaba el incienso, todo el pueblo estaba orando afuera. En esto se le apareció a Zacarías un ángel del Señor, de pie al lado derecho del altar del incienso. Al ver al ángel, Zacarías se quedó sorprendido y lleno de miedo. Pero el ángel le dijo:

—Zacarías, no tengas miedo, porque Dios ha oído tu oración, y tu esposa Isabel te va a dar un hijo, al que pondrás por nombre Juan. Tú te llenarás de gozo, y muchos se alegrarán de su nacimiento, porque tu hijo va a ser grande delante del Señor. No tomará vino ni licor, y estará lleno del Espíritu Santo desde antes de nacer. Hará que muchos de la nación de Israel se vuelvan al Señor su Dios. Este Juan irá delante del Señor, con el espíritu y el poder del profeta Elías, para reconciliar a los padres con los hijos y para que los rebeldes aprendan a obedecer. De este modo preparará al pueblo para recibir al Señor.

Lo primero que debemos de notar es que Dios se plació de la esposa de Zacarías la cual era estéril y anciana. Lo segundo que debemos de notar es que ambos, tanto él como ella eran personas; “justos delante de Dios y obedecían los mandatos y leyes del Señor de manera intachable.” Por tal motivo es que Dios se place en darle un hijo único en todo el sentido de la palabra. 

Vea ahora el tipo de criatura que Juan el bautista fue por el poder de Dios. La Palabra dice que Juan fue lleno del Espíritu Santo cuando estaba en el vientre de Isabel, su madre. La Palabra nos dice lo siguiente: “porque tu hijo va a ser grande delante del Señor. No tomará vino ni licor, y estará lleno del Espíritu Santo desde antes de nacer.

Si todo aquel que piensa casarse o que está casado y desea tener hijos, pudiera ver y entender a capacidad total estos versículos claves donde Dios desea que seamos “justos delante de Él y que obedezcamos Sus mandamientos de manera intachable” entonces es cuando ambos (esposo y esposa) pueden clamar a Dios pidiéndole que el vientre de la mujer sea bendecido desde antes del nacimiento de sus propios hijos.

Existe una condición en todo esto, ambos tienen que tratar por todos medios de ser “justos delante de Dios y obedecer los mandamientos del Señor de manera intachable.” Para que pueda llegar la bendición antes que el niño nazca.

Si esta(e) eres tú, si tu desea tener hijos y que tus hijos nazcan bajo la bendición de Dios entonces trata de encaminarte tanto tu como tu esposo o tu futuro(a) esposo(a) por este camino de sabiduría, simplemente siendo justo y obedecer los mandamientos del Señor. Si verdaderamente deseas tener una familia con pequeños conflictos en la vida o que tu familia no sea disfuncional, entonces, te recomiendo que trates de buscar más de Dios, que estés en obediencia para que puedas reclamar esta bendición que está a la disposición del justo y del obediente.





Temas del diario vivir

Conocimiento

© Copyright SabiduriadeCristo