Los Fundamentos de la Palabra, fueron construido para que te duren toda la vida

 

Acerca de este web sitio

Queremos hacer la diferencia, la idea de este web sitio es tratar de ayudarle a que entienda la palabra de Dios lo más simple posible, pero a la misma vez sin añadirle y sin quitarle ósea de una forma concreta y precisa. De esta forma usted puede compartirla ya sea con un niño, con un joven o con un adulto en su caminar diario.


Yo;

El SEÑOR prueba al justo y al impío, y su alma aborrece al que ama la violencia. Sobre los impíos hará llover carbones encendidos; fuego, azufre y viento abrasador será la porción desu copa. Pues el SEÑOR es justo; El ama la justicia; los rectos contemplarán su rostro. (Salmos 11:5-7)

¡SEGUIRE ESPERANDO POR TI PERO NO POR MUCHO  TIEMPO!







                                                           La Santa Biblia






Cristo predica "Amor"

LEA: Romanos 5

Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado. Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. Porque a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de El. Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación.

 
 

Mensaje semanal                             Una idea radical ¿Qué significa seguir a Jesús? (Parte 9)


En la parte anterior hablamos del tiempo y en esta parte hablaremos del “Dinero Radical”. Seguir a Cristo radicalmente es llegar al punto que, si nos pide que le entreguemos todo, que se lo entreguemos, aun nuestro dinero. Básicamente, El nos presenta esa enseñanza donde le dijo al joven rico que vendiera todo lo que tenia y repartiera las ganancias con los pobres. Imaginemos estar en la posición de ese joven. Es durísimo de repartir lo que uno tiene con otros luego de haberlo trabajado por largos años. También tenemos que ver con cautela como gastamos nuestro dinero, porque por medio de nuestro dinero podemos tener un impacto enorme, podemos hacer crecer el reino de Dios.

Jesucristo no esta en contra de la persona rica, mas bien le agrada. El mensaje que le da a las personas ricas es que utilicen sus ganancias para ayudar al necesitado. A un punto nos deja ver lo que le puede suceder a uno cuando uno solamente se enfoca en el dinero para beneficio propio solamente. Meditemos que nos dice sobre los fariseos en aquellos tiempos.

Lucas 16:14-15: “Los fariseos, que amaban el dinero, escucharon todo esto y se burlaban de Jesús. Él les dijo: “Ustedes son los que se justifican a los ojos de los demás, pero Dios conoce sus corazones. Lo que las personas valoran mucho es detestable a los ojos de Dios.“

Jesucristo siempre nos advierte las consecuencias de las malas decisiones. Meditemos en Su palabra cuando nos dice cual es el efecto o causa si nos enfocamos a amar el dinero. 1 Timoteo 6:10: “Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe y se han causado muchísimos sinsabores.“

Idea Grande: Por nuestra generosidad, ayudamos a otros a conocer a Dios.

Jesucristo nos quiere enseñar que como seguidores podemos transformar nuestras riquezas terrenales en un tesoro eterno cuando lo utilizamos apropiadamente. En la Palabra encontramos un verso que es dificilísimo de procesar. Es un verso donde nos dice que, es mejor dar que recibir. En Hechos 20:35 nos dice lo siguiente: “En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”

La base de la enseñanza de Jesús acerca del dinero es que todas nuestras posesiones físicas son temporales. Y si no me creen, entonces explíquenme, ¿Por qué todas las personas ricas que han muerto no se llevan lo que les pertenecía? Nada de lo que acumulemos en esta vida se va con nosotros una vez partamos de este mundo. 

La clave de ser un seguidor radical de Cristo es dar siempre que podamos dar a los mas necesitados. Sea lo que sea, una ayuda física, un consejo, ayudar al necesita con una muda de ropa, ofreciéndole un plato de comida y en ocasiones con dinero.

Medite en los siguientes versículos para que pueda procesar esta parte del estudio:

Mateos 5:16 “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo.”

Lucas 12:33 “Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en el cielo que no se agote; donde ladrón no llega, ni polilla corrompe.”

Lucas 14:25-33 “Y grandes multitudes iban con Él; y volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y esposa, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y cualquiera que no trae su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y cuenta el costo, para ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya echado el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a burlarse de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. ¿O qué rey, yendo a hacer guerra contra otro rey, no se sienta primero y consulta si con diez mil puede salir al encuentro del que viene contra él con veinte mil? De otra manera, cuando el otro aún está lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz. Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo.”

Lucas 16:8-9 “Y alabó el señor al mayordomo injusto por haber hecho astutamente; porque los hijos de este siglo son en su generación más astutos que los hijos de luz. Y yo os digo: Haceos amigos de las riquezas de maldad, para que cuando fallareis, os reciban en las moradas eternas.”

Lucas 18:18-30 “Y le preguntó un príncipe, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Y Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo uno, Dios. Los mandamientos sabes: No cometerás adulterio: No matarás: No hurtarás: No dirás falso testimonio: Honra a tu padre y a tu madre. Y él dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. Y cuando Jesús oyó esto, le dijo: Aún te falta una cosa: Vende todo lo que tienes, y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme. Entonces él, al oír esto, se puso muy triste, porque era muy rico. Y viendo Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. Y los que oyeron esto, dijeron: ¿Quién, entonces, podrá ser salvo? Y Él les dijo: Lo que es imposible con los hombres, es posible con Dios. Entonces Pedro dijo: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido. Y Él les dijo: De cierto os digo, que nadie hay que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o esposa, o hijos, por el reino de Dios, que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el mundo venidero la vida eterna.”

1 Timoteo 6:17-19 “A los ricos de este mundo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas inciertas, sino en el Dios vivo, quien nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, generosos, que con facilidad comuniquen; atesorando para sí buen fundamento para lo por venir; que echen mano de la vida eterna.”



Para ver las partes anteriores haga un clic aquí:

Temas del diario vivir

Conocimiento

© Copyright SabiduriadeCristo