Los Fundamentos de la Palabra, fueron construido para que te duren toda la vida

 

Acerca de este web sitio

Queremos hacer la diferencia, la idea de este web sitio es tratar de ayudarle a que entienda la palabra de Dios lo más simple posible, pero a la misma vez sin añadirle y sin quitarle ósea de una forma concreta y precisa. De esta forma usted puede compartirla ya sea con un niño, con un joven o con un adulto en su caminar diario.


Yo;

El SEÑOR prueba al justo y al impío, y su alma aborrece al que ama la violencia. Sobre los impíos hará llover carbones encendidos; fuego, azufre y viento abrasador será la porción desu copa. Pues el SEÑOR es justo; El ama la justicia; los rectos contemplarán su rostro. (Salmos 11:5-7)

¡SEGUIRE ESPERANDO POR TI PERO NO POR MUCHO  TIEMPO!







                                                           La Santa Biblia






Cristo predica "Amor"

LEA: Romanos 5

Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado. Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. Porque a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de El. Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación.

UN MENSAJE SABIO PARA TI HOMBRE Y PARA TI MUJER

La razón por la cual estamos como estamos es por culpa de nosotros los “Hombres”. La culpa es solo nuestra, tanto tuya como mía. El hombre ha permitido que el mundo le indague en su mente y corazón todo lo contrario que Dios desea que el hombre haga y sea. Tu, hombre como yo, no hemos demostrado el verdadero temor que hay que tener ante Dios simplemente porque se nos hace más cómodo y fácil actuar como el mundo nos exige.

¿Sabes en lo que el mundo te transforma cuando aceptas y haces lo que te demanda?


Te transforma en un ser humano disfuncional.


¿Sabes Por qué eres un ser humanó disfuncional?


Lo eres porque tu padre obedeció a las cosas del mundo, a las cosas de su generación y no te crio con el libro de la sabiduría, las “Escrituras”. Es por esta razón que te has criado disfuncional y ese patrón disfuncional se lo pasas a tus hijos, a tu familia. Luego, tu familia disfuncional daña la vecindad, la cual daña la iglesia. Una iglesia disfuncional daña toda la comunidad, y esta daña el condado, el cual daña los demás condados y dichos condados causa dañar el estado, y este contagia a los demás estados y el resultado de los estados dañados se refleja en la nación, esta desgracia disfuncional prosigue al punto que daña totalmente a otras naciones y cuando abres los ojos te das cuenta de que el mundo está perdido, el mundo está totalmente en caos, totalmente disfuncional.


Esto es lo que vivimos en estos momentos, pero, no tiene que seguir de esta manera. Tu como hombre te tienes que ubicar, tienes que alinearte con el divino Padre Celestial. ¿Por qué? Porque a ti es que te va a pedir cuentas primero, no es a la mujer, es a ti hombre.


Para que puedas entender lo explicado vamos a ver a quien hizo primero. En Genesis 2:7 dice
“Entonces Dios el Señor formó el cuerpo del hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz el aliento de vida. Fue así como el hombre se convirtió en un ser vivo.”
Como puedes notar, Dios creo al hombre primero que la mujer. Tengo que aclarar que Dios no discriminó contra la mujer sino como Dios soberano le plació crear y darle el mando al hombre, punto. ¿Por qué fue que te dije anteriormente que a quien Dios le va a pedir cuenta primero es a ti, hombre?


Aquí está la respuesta, veamos los que nos dice las Escrituras en Genesis Capítulo 1:26 y Genesis capítulo 3:8-12:


hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree… en toda la tierra… (Génesis 1:26). Aquí crea al hombre y lo pone a cargo, poder.


Y en Genesis 3:8-12 interroga al hombre primero;


El hombre y su mujer escucharon que Dios el Señor andaba por el jardín a la hora en que sopla el viento de la tarde, y corrieron a esconderse de él entre los árboles del jardín. Pero Dios el Señor llamó al hombre y le preguntó:

—¿Dónde estás?

El hombre contestó:

—Escuché que andabas por el jardín y tuve miedo, porque estoy desnudo; por eso me escondí.

Entonces Dios le preguntó:

—¿Y quién te ha dicho que estás desnudo? ¿Acaso has comido del fruto del árbol del que te dije que no comieras?

El hombre contestó:

—La mujer que me diste por compañera me dio de ese fruto, y yo lo comí.


Como puedes leer y ver que Dios puso a cargo al hombre a señorear la tierra y luego llamo al hombre primero para interrogarlo. Él supo todo lo que ocurrió, pero aun con todo eso llamo al hombre primero y le pregunto que fue lo que sucedió.

De la misma manera va a hacer contigo y conmigo. Él nos va a preguntar: ¿Dónde estuviste toda esta vida? ¿Por qué has permitido que las cosas del mundo te arroparan? ¿Por qué criaste una familia disfuncional? ¿Por qué infectaste tu comunidad, tu iglesia, tu condado, tu estado, tu nación, el mundo que te proveí para que lo cosechara y disfrutara decentemente?


El hombre que existe hoy en día es solamente físicamente, existe solo porque se ve por figura, pero no existe como el hombre que teme a Dios. El hombre de hoy usa los pantalones como lujo y no como los debe de llevar puestos. El hombre como tal ha permitido que la mujer tome la rienda (Y no hablo de machismo) sino de debilidad o por conveniencia. La mujer tiene su lugar ante Dios y lo vamos a discutir más adelante.

A ti hombre, te quiero decir que Dios te hizo cabeza y no pies. Tu eres responsable por las necesidades del hogar. Tu tienes que proveer todo lo necesario para tu familia y no es la mujer. Tu tienes que ser el pastor de tu hogar, el maestro, el educador, el consejero, el consolador, el motivador en fin tu eres TOTALMENTE responsable por tu familia.


De la única manera que puedes lograr hacer todo esto que Dios quiere ver en ti es; sincronizándote con Dios ósea alineándote con Dios. ¿Como? Comienza por humillarte ante Él. Confiesa que has sido un cero a la izquierda, que no eres nadie sin Su ayuda, confiesa que crees de corazón que Jesucristo es Dios, que murió en la cruz por tus pecados, que resucito al tercer día de haber muerto en la cruz. Confiesa que Él, solo Él, fue el que hizo la obra en la cruz y por tal obra, Él te obsequia gratuitamente la salvación aun sin tu merecerla.

Luego comienza a leer las Escrituras, si, la Biblia. ¿Para qué? Para que puedas criar o enderezar a tu familia. Cuando tu comiences a penetrar en las Escrituras entonces Dios comienza alinear a tu esposa, a tus hijos(as), pero para que esto suceda Dios tiene que ver que tu deseas ese cambio de corazón.


Tu eres el que tienes que dar ese paso de fe. De lo contrario, Dios no va a mover una hoja a tu favor. El mensaje que Dios le está dando a la humanidad (especialmente al hombre como tal) en el día de hoy con la situación del “Coronavirus” a nivel mundial es que el “HOMBRE” le ha dado la espalda, punto. Queda de ti, queda de mí, si nosotros, los hombres reflexionamos y nos humillamos entonces Él nos sana, nos sana mentalmente, emocionalmente y lo mas importante, nos sana espiritualmente.

Medita en unas de Sus tantas promesas, la cual esta promesa tiene una condición, donde esa condición eres tu y soy yo. En 2 Crónicas 7:14 nos dice lo siguiente:

“si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”

Ahora sustituye la palabra “mi pueblo” con tu nombre para que te pueda hacer sentido el versículo. Deberías leerse de esta forma cuando modificas la oración con tu nombre y tu hogar. Modificare el versículo utilizando mi nombre y hogar como ejemplo.

“si se humillare Nabor, sobre el cual mi nombre es invocado, y orara, y buscara mi rostro, y se convirtiera de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su familia.”

Basta de vagancia, basta de complejos, basta del ai-bendito como dicen en mi isla, de hacerte la víctima, del por que yo, etc. Si quieres que tu vida y la de tu familia mejore entonces comienza por humillarte y buscar mas de Dios como cabeza del hogar, como lo que Él te ha dado o puesto.

Ahora, mi aviso para ti, mujer. Tú también eres parte de este proceso. Dios te formo luego que hizo al hombre y te formo con un propósito. ¿Cuál es? Para que seas la ayuda idónea y te sometas al hombre (no me refiero el sometimiento secular, ese es otro tema), me refiero al sometimiento como esposa. Medita lo que te dice la Palabra de Dios en Genesis:


En Génesis 2:21-23 dice:

Entonces Dios el Señor hizo caer al hombre en un sueño profundo y, mientras dormía, le sacó una de las costillas y le cerró otra vez la carne. 22 De esa costilla Dios el Señor hizo una mujer, y se la presentó al hombre, 23 el cual, al verla, dijo: «¡Ésta sí que es de mi propia carne y de mis propios huesos! Se va a llamar “mujer”, porque Dios la sacó del hombre.»

¿De qué parte del hombre Dios te formo mujer? De la costilla. ¿Y a quien Dios te entrego mujer? Al hombre. ¿Quién te dio tu nombre? El hombre, Adán. Por esta razón es que la mujer debe de someterse al hombre. También, porque Él lo dictamina así. Medita lo que te dice la Palabra en:
Timoteo 5:22-24

“Las mujeres deben someterse a sus esposos al igual que se someten al Señor. Porque el esposo es cabeza de la esposa, de la misma manera que Cristo es cabeza y salvador de ese cuerpo suyo que es la iglesia. Así que las esposas deben estar sujetas en todo a sus esposos, así como la iglesia lo está a Cristo.


Ahora puedes ver la importancia y el propósito tuyo en este mundo. Si tu mujer no ayudas a tu marido a ser ese marido que Dios espera que sea, entonces, tú, solo tú, estas fallándole a Dios. Tu no puedes ponerte a cargo de tu familia, tu eres solamente una ayuda idónea. Tu tienes que darle la rienda a tu marido, tienes que inculcarle a él que es el responsable por el hogar, que él es la cabeza del hogar. Lo mismo tienes que hacer con tus hijos (termino especifico) varones. Enseñarles que ellos fueron creados para ser la cabeza del hogar, lideres, maestros, proveedores, etc.

Si tu mujer, no ayuda a tu esposo a criar a tus hijos de acuerdo con la palabra de Dios, ¿Como puedes pretender que tus hijos lleguen a ser hombres como Dios lo espera? Tienes que hacer tu parte, la cabeza del hogar tiene la responsabilidad de crear y ejercer una enseñanza, pero tu eres su ayuda idónea en todo y para todo.


En resumidas cuentas, fuimos creados con un propósito, tanto hombre como mujer:


Dios siempre tiene un propósito al hacer todo lo que hace, y lo tuvo al crear al hombre y a la mujer. Dios creó al hombre para Su gloria. En Isaías 43:7, Dios dice en cuanto al hombre:
Todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.

Estamos aquí para glorificar a Dios, para adorarle, para amarle y para tener comunión con Él.
Somos responsables ante Dios.

Algún día, todo ser humano que haya vivido, tendrá que comparecer ante su Creador para dar cuenta de sí mismo
Como a Adán se le dio libre albedrío, era responsable por sus decisiones. Dios nos ha dado a cada uno de nosotros libre albedrío, y por lo tanto somos responsables por nuestras decisiones.

Algún día, todo ser humano que haya vivido, tendrá que comparecer ante su Creador para dar cuenta de sí mismo. La Biblia dice:


…está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio (Hebreos 9:27).


Temas del diario vivir

Conocimiento

© Copyright SabiduriadeCristo