Los Fundamentos de la Palabra, fueron construido para que te duren toda la vida

 

Acerca de este web sitio

Queremos hacer la diferencia, la idea de este web sitio es tratar de ayudarle a que entienda la palabra de Dios lo más simple posible, pero a la misma vez sin añadirle y sin quitarle ósea de una forma concreta y precisa. De esta forma usted puede compartirla ya sea con un niño, con un joven o con un adulto en su caminar diario.


Yo;

El SEÑOR prueba al justo y al impío, y su alma aborrece al que ama la violencia. Sobre los impíos hará llover carbones encendidos; fuego, azufre y viento abrasador será la porción desu copa. Pues el SEÑOR es justo; El ama la justicia; los rectos contemplarán su rostro. (Salmos 11:5-7)

¡SEGUIRE ESPERANDO POR TI PERO NO POR MUCHO  TIEMPO!


Cristo predica "Amor"

LEA: Romanos 5

Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza; y la esperanza no desilusiona, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo que nos fue dado. Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos. Porque a duras penas habrá alguien que muera por un justo, aunque tal vez alguno se atreva a morir por el bueno. Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de El. Porque si cuando éramos enemigos fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación.













Mensage Semanal (Tercera Semana de Febrero)

“Desenfoque” contra el “Enfoque”

Cuando aceptamos a Cristo como nuestro salvador no tenemos ni la menor idea de lo que nos espera. Jubilosamente lo hacemos, dejamos que nuestras emociones nos libere, algunos de nosotros lloramos, otros saltamos, otros desmayamos y algunos de nosotros hacemos un poco de todo. Algunas de estas emociones hemos experimentado si verdaderamente lo hemos aceptado como nuestro salvador. Experimentamos que se nos ha quitado un peso que había en uno. Luego de todo eso, con el tiempito, viene un poco de todo. A veces viene la duda, nos hacemos preguntas como; ¿me habrá el Señor perdonado todos mis pecados de verdad?  a veces viene la confusión, cuando nos preguntamos; ¿no sé si debo de orarle a Dios o a Cristo? o ¿No se si estoy dirigiéndome a Dios adecuadamente? Y así por el estilo, empezamos a actuar de una manera que se nos hace imposible muchas veces de vivir. Y simplemente, porque no sabemos como placer al Señor. No sabemos si lo estamos logrando o no. Empezamos a notar que hay algo raro en nosotros, pero no sabemos lo que es. Comenzamos como a juzgarnos de cosas que realmente no tenemos que juzgarnos. Querremos que en nosotros exista la perfección y a la misma vez no sabemos ni lo que significa lo que es ser perfecto. Si sabemos que la perfección está lejos, y la misma vez sabemos que esta dificil de alcanzarla. En palabras sencillas, nos concentramos más en lo que a Cristo le toca que en lo que Cristo desea que uno haga. Sencillamente explicado, nos desenfocamos en vez de enfocarnos.

Si los líderes de la iglesia estuvieran capacitados con la Palabra y se tomarán inmediatamente el tiempo de educar a estos principiantes hermanos en Cristo y dejarles saber que todas esas cosas van a tocarle la puerta de su corazón y de su mente al principio de su crecimiento espiritual entonces ellos podrían disminuir sus preocupaciones por ser alguien que todavía el tiempo no lo amerita. Si estos líderes los educaran dejándole saber que la santificación es un proceso de la vida. Explicarle que el trabajo de Cristo es llevarnos a la perfección un día a la vez mediante circunstancias y situaciones. Explicarle que la razón principal cuando uno acepta al Señor es evangelizar la “salvación”. Explicarle que el enfoque debe de ser, cuidar su testimonio. Abrirle los ojos, que, si su testimonio es de buena conducta, ellos, están evangelizando a Cristo, que están enfocándose en lo que Cristo desea. Dejarles saber, que el evangelizar a Cristo con más profundidad se requiere primeramente intimidad con él y escudriñar la Palabra. 

Finalmente llevarlos a la Palabra y hacerles conciencia de que todo hijo de Dios osea todo aquel que ha confesado a Jesús por Señor y cree que Dios padre lo resucitó es totalmente responsable de anunciar la salvación en tiempo y fuera de tiempo. 

Medita en los siguientes versículos;

Hechos 13:47 “Así nos lo ha mandado el Señor: “Te he puesto por luz para las naciones, a fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra.”

Mateo 28:19-20 “Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.”

Marcos 16:15 “Les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura.»”

También dejarles saber dentro de la enseñanza, que nosotros, simplemente somos el “Mensajero” con el “Mensaje”, que el trabajo de placerse de alguien para que sea salvo es de Dios, a través del Espíritu Santo. Enseñarles que van a venir ocasiones donde hay que parar de evangelizar a ciertas personas que se cruzan en nuestro camino.

Medita lo que nos dice Mateo 10:13-15;

“Y si la casa es digna, que vuestro saludo de paz venga sobre ella; pero si no es digna, que vuestro saludo de paz se vuelva a vosotros. Y cualquiera que no os reciba ni oiga vuestras palabras, al salir de esa casa o de esa ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies. En verdad os digo que en el día del juicio será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y Gomorra que para esa ciudad.”

Aquí en este versículo, Dios nos deja ver que no todos van a alcanzar la salvación. Vamos a ver lo que nos muestra el versículo 14; “Y cualquiera que no os reciba ni oiga vuestras palabras, al salir de esa casa o de esa ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies.” Dios desea enloquecidamente que todos nosotros alcancemos a ser salvos, pero a la misma vez nos deja saber que no todos lo van a aceptar como el salvador. Nos encomienda a que no perdamos el tiempo con aquellos que no quieren saber nada de Él.

En resumidas cuentas, no perdamos el tiempo en el desenfoque y enfoquémonos en lo que verdaderamente Dios espera de nosotros, evangelizar Su Palabra de cualquier forma, en tiempo y fuera de tiempo. 

Mi consejo para ti es el siguiente; recuerda que tu simplemente eres el “Mensajero” con el “Mensaje”, punto. No trates de hacer lo que le corresponde a Dios.


Temas del diario vivir

Conocimiento

© Copyright SabiduriadeCristo