Salvación

Salvación

Acepte a Jesús como mi Salvador... ¿y ahora qué? 

1. Asegúrese de entender la salvación.

1 Juan 5:13 nos dice, “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna”. Dios quiere que entendamos la salvación. Dios quiere que tengamos la confianza de saber con seguridad que somos salvos. Vayamos brevemente a los puntos clave de la salvación:

(a) Todos hemos pecado. Todos hemos hecho cosas que desagradan a Dios. Romanos 3:23; "por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios;"

(b) Merecemos ser castigados con la separación eterna de Dios, a causa de nuestro pecado. Romanos 6:23; "Porque la paga del pecado es muerte; mas el don de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro."

(c) Jesús murió en la cruz para pagar la penalidad por nuestros pecados. Romanos 5:8; "Mas Dios encarece su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros." y 2 Corintios 5:21; "Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él."

(d) Dios otorga perdón y salvación a todos aquellos que creen y ponen su fe en Jesús – confiando en Su muerte, como pago por nuestros pecados. Juan 3:16; "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." Romanos 5:1; "Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo," y Romanos 8:1; "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu."

¡Ese es el mensaje de salvación! Si usted cree o lo ha creído y ha puesto su fe en Jesucristo como su Salvador, ¡usted es salvo! Todos sus pecados son perdonados, y Dios promete nunca dejarlo o desampararlo (Romanos 8:38-39; "Por lo cual estoy seguro que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, 39ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra criatura nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro." y Mateo 28:20; "enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén." Recuerde, su salvación está segura en Jesucristo. En Juan 10:28-29 nos dice; "y yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. 29Mi Padre que me las dio, mayor que todos es, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre." ¡Si usted confía solo en Jesús como su Salvador, puede tener la confianza que va a pasar la eternidad con Dios en el cielo!

2. Encuentre una iglesia que enseñe la palabra de Dios.

Lo animo firmemente a encontrar una iglesia que le enseñé la Palabra por medio de la Biblia, como debe de ser. Trate de comunicarse con el pastor, hágale saber que usted ha aceptado a Jesucristo como su Salvador. No piense que la iglesia es el edificio. La iglesia se compone de los creyentes. No hay iglesia perfecta pero la iglesia debe mostrar dos cosas importantisima; primeramente, el amor de Cristo con hechos y segundo, la iglesia debe de ser como un hospital donde uno a los otros se puedan ayudar para conseguir sanidad. Es muy importante observar que entre los cristianos exista el compañerismo unos con otros. La iglesia debe de reflejar esos dos propósitos. 

Otro propósito principal de la iglesia, es enseñar la Biblia para que usted sepa cómo aplicarlas en su vida. Entender la Biblia es la clave para vivir una vida Cristiana exitosa y poderosa. 2 Timoteo 3:16-17 dice, “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Un tercer propósito de la iglesia es la adoración. ¡La adoración es dar gracias a quien se lo merece, a Dios, por todo lo que Él ha hecho, hace y hara por usted! Dios nos ha salvado, Dios nos ama, Dios es nuestro proveedor, Dios nos guía y nos dirige. Entonces, ¿Cómo no agradecerle? Dios es santo, justo, cariñoso, misericordioso, y lleno de gracia. Apocalipsis 4:11 declara, “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas”.

3. Aparte un tiempo consistente para enfocarse en Dios.

Es muy importante para nosotros el pasar tiempo enfocándonos en Dios. Algunas personas denominan a este, como un “tiempo a solas.” Otros lo llaman “tiempo de devoción”. ¿Por que? porque este es un tiempo cuando uno se lo dedica a Dios. Algunos prefieren apartar tiempo en las mañanas, mientras otros prefieren en el atardecer. No importa cómo usted denomine este tiempo o cuándo lo haga. Lo importante es que usted regularmente dedique un tiempo con Dios. ¿Cuáles deben de ser los eventos que debemos preparar cuando pasamos un tiempo con Dios?

(a) Oración.- La oración es sencillamente hablar con Dios y escuchar a Dios. Hablar con Dios sobre que? Acerca de las preocupaciones, problemas, por el govierno y por Su pueblo Israel. Pedirle que nos de sabiduría y guía. Pedirle que provea a sus necesidades. Dejarle saber que lo amamos cuando cumplimos con Sus mandamientos. Dejarle saber cuánto apreciamos todo lo que hace por nosotros, por nuestra familia y la iglesia. De eso se trata la oración.

(b) Lectura bíblica.- Además de recibir enseñanza Bíblica en la iglesia mediante la escuela dominical, y/o en los estudios bíblicos – es necesario que leas la Biblia. La Biblia contiene todo lo que usted necesita conocer a fin de vivir una vida cristiana exitosa. La Biblia contiene la guía de Dios para tomar decisiones sabias, cómo conocer la voluntad de Dios, cómo ministrar a otros, y cómo crecer espiritualmente. La Biblia esencialmente es el manual de enseñanza de Dios para que podamos saber cómo vivir la vida de una manera agradable para el Señor y poder sentirnos satisfechos.

4. Desarrollar relaciones con gente que puede ayudarnos espiritualmente.

1 Corintios 15:33 nos dice, “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.” La Biblia está llena de advertencias, especialmente de las influencia que la gente “mala” puede tener sobre nosotros. La Palabra nos advierte que pasar tiempo con aquellos que se ocupan de actividades pecaminosas, nos va a causar que seamos tentados por las actividades que ellos practican. El carácter de todo aquel que practica lo indevido se puede “pegar” en nosotros. Por esa razón es importante acercarnos a personas que aman al Señor y están comprometida con El.

Trate de que sus amistades sean de la iglesia, alguien que pueda ayudarlo y animarlo (Hebreos 3:13; 10:24). Pida a sus amigos que lo mantengan responsable con su tiempo para el Señor, con sus actividades, y su caminar con Dios. Pregúnteles si usted puede hacer lo mismo por ellos. Esto no significa que tiene que abandonar a todos sus amigos que no conocen al Señor. Ellos tambien tienen el derecho de conocer de la Palabra. Mantenga sus amistades del pasado y ámelos para que le pueda evangelizar.  Simplemente permítales conocer que Jesús por medio de su testimonio, que ellos puedan ver que Cristo ha cambiado su vida, y que ahora usted no va hacer las cosas que solía hacer en el pasado. Pídale a Dios que le de oportunidades para compartir el evangelio con sus amigos.

5. Bautizarse.

Mucha gente malentiende el bautismo. La palabra “bautizar” significa sumergir en agua. El bautismo es la manera bíblica de proclamar públicamente su nueva fe en Cristo y su compromiso de seguirle. La acción de ser sumergido en agua ilustra el ser enterrado con Cristo. La acción de salir del agua ilustra la resurrección de Cristo. Bautizarse es identificarse con la muerte, entierro y resurrección de Jesús. En Romanos 6:3-4 nos dice: "¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados con Él en la muerte por el bautismo; para que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida."

El bautismo no es lo que salva. El bautismo no le quita sus pecados. El bautismo simplemente es un paso de obediencia, una proclamación pública de su fe solo en Cristo. El bautismo es importante porque es un paso de obediencia – declarar públicamente la fe en Cristo y su compromiso con El. Hable con su pastor si usted desea ser bautizado.


© Copyright SabiduriadeCristo